Más de cien personas reivindican la vía verde del tren militar dentro de la Semana Europea de la Movilidad
  • Por lo que es nuestro y por una movilidad sostenible que mejore la calidad del aire y la conectividad de los pueblos del suroeste lemas de la marcha

Esta marcha ha sido convocada, dentro de las actividades de la semana Europea de Movilidad 2018 por la Asociación Vecinal de San Nicasio y con la colaboración de la Federación Local de Asociaciones Vecinales de Leganés y en especial la Asociación Vecinal Leganés Norte, Barrio Centro y Arroyo Culebro. La plataforma Vía Verde, formada por varios colectivos: Salvemos Polvoranca, Asociación de viandantes a pie, Ganar Leganés, ULEG, Leganemos y con la estimable colaboración del grupo promotor del Corredor Ecológico del Suroeste. También han participado dando su apoyo miembros de La Coordinadora Estatal por la Defensa del Sistema Público de Pensiones, Ecologistas en Acción del Suroeste de Madrid, Plataforma Campamento Si y Salvemos la Casa de Campo. El acto ha reunido a más de un centenar de vecinas, vecinos y ecologistas en una ruta por una movilidad realmente sostenible.

El paseo en bicicleta y a pie ha servido para reivindicar la propuesta de reconvertir el trazado de la vía del ferrocarril militar, en desuso desde hace más de una década, en una vía verde que una Leganés, Alcorcón con los barrios de Cuatro Vientos y Aluche, en el término municipal de Madrid.

Esta propuesta, impulsada por las asociaciones vecinales, grupos ecologistas y ciclistas fue aprobada por unanimidad de todos los grupos políticos en el pleno de los ayuntamientos de Leganés, Alcorcón y del distrito de Latina en Madrid. Por tanto, cuenta con el respaldo unánime de los grupos representados en las instituciones democráticas. Pero aún falta el empuje y la voluntad política para llevar a cabo este proyecto por parte de los distintos gobiernos.

El recorrido dió comienzo en la estación de Cercanías de Leganés Central, donde se cocentraron los asistentes. Una de los propósitos de la vía verde es ser una alternativa al monopolio del coche e impulsar el uso del transporte público, combinado con los transportes no motorizados en busca de una mejor calidad del aire que respiramos.

A lo largo del recorrido, se realizaron paradas en lugares clave de la reivindicación, como el tramo señalizado como vía pecuaria entre San Nicasio y el barrio de Solagua. También en la pasarela peatonal, usada adiario por cientos de ciclistas y paseantes, que salva la carretera de peaje R- 5.

Por último, se ha recordado que este otoño se realizará una plantación en uno de los tramos de la antigua vía del tren, que todavía conserva la forma de trinchera y parte del balasto (piedras que formaban junto a las traviesas y los raíles la antigua vía del tren), para dar vida al lugar, proporcionar sombra en verano y recordar a nuestros gobernantes la necesidad de hacer realidad el proyecto de la vía verde.

En el parque de Las Presillas una parte de la marcha se despidió… mientras que otros miembros continuaron el camino hasta el barrio de Cuatro Vientos siguiendo el trazado de la vía del tren.

Todos los colectivos seguirán trabajando hasta conseguir que este proyecto sea una realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *