GENERAL, 30 de mayo, 2017

Entrevista a Eduardo Martinez de Irujo

00:00:00

Comparte

Hablamos con uno de los semifinalistas del concurso El Monstruo de la Comedia. Eduardo Martínez de Irujo, natural de Jérez, reside en Madrid desde hace 10 años. Ingeniero aeronáutico, dejó su trabajo para dedicarse por entero a su pasión: la comedia. “Antes de salir al escenario sientes una emoción increíble y la oficina no me la aportaba“. 

¿Cómo llegó la actuación a tu vida?

Desde 2010 comencé a hacer improvisación teatral en el Colegio Mayor donde estaba y descubrí un mundo que me encantaba. En 2015 me atreví con un curso, que fue la primera vez de hecho que participé en el concurso de El Monstruo de la Comedia. Estaba muy virgen en la primera edición [risas]. Luego fui moviéndome más y como ya tenía claro que me gustaba más la actuación que la oficina y, después de pensarlo varios meses, dejé el trabajo el año pasado. Me tiré a la piscina con todo.

Ahora estudio en la Real Escuela Superior de Arte Dramático porque no había hecho interpretación y a mi me lo que me gusta es esto. Para buscarme la vida llevo unos meses trabajando como guía turístico en Madrid y me está sirviendo mucho. Es como contar un monólogo sin la presión de hacer reír. Todo lo que hago es para la comedia, siempre, es enfermizo [risas].

¿Qué tiene el teatro de improvisación que te enganchó?

Es como tirarte en paracaídas. Tú subes al escenario sin saber qué vas a hacer pero sale bien. Es hacer el tonto pero con cabeza porque hay reglas. Hay que estar muy atento y escuchar al compañero porque la ley máxima es que no se puede decir que no. Todo lo que te digan es sí y tienes que añadir otra cosa. A veces surge, por ejemplo, decirle a tu compañero “me ha traído esta carta tu padre, toma, léela“, y se la tiene que inventar… Es muy gratificante cuando sale bien.

Teniendo en cuenta en cuenta tu amor por la improvisación, ¿lo trasladas a tus monólogos?

Mi objetivo es ese. Poco a poco voy dándome más rienda suelta pero solo llevo dos años en esto de los monólogos. El objetivo es que sea lo más natural posible. Tú como público sientes que no te estoy hablando de memoria sino que estoy aquí, contigo hablándote a ti. Te lo da la experiencia. La risa del público es mucho más sincera y más auténtica cuando surgen cosas en el momento que ni tú mismo como monologuista sabías que iba a pasar. Eso mola bastante.

¿Pudiste improvisar en tu participación en la semifinal?

Sí, claro. Por ejemplo comparé a Messi y Cristiano Ronaldo y resultó que había mucha gente del Real Madrid y metí un chiste. Dije: “El fútbol es un deporte muy sencillo con reglas muy básicas y fáciles de entender por eso tiene tanto éxito. Si fuera más complicado la gente con menor nivel intelectual perdería el interés y el Real Madrid se quedaría sin seguidores“. Era la segunda vez que lo hacía porque sé que es un chiste que si eres del Real Madrid te molesta, claro. Y una persona del público me dijo “va a haber muchos que te pongan un 0 por ese comentario“, yo respondí que me daba igual y ahí se rió todo el mundo. Y eso no era un chiste, era lo que yo sentía en ese momento. Fui natural, yo mismo y eso es lo que funciona.

¿Con qué sensaciones saliste del escenario?

Muy buena, la verdad. Es la tercera vez que participo. La primera estaba muy nervioso aún en esto de los monólogos porque apenas llevaba 2 meses actuando, y la segunda había mucha gente hablando al fondo y eso me despistaba, pero la tercera super bien. Yo siempre experimento mucho y aquí aproveché para jugármela. A mi me gusta el humor negro o políticamente incorrecto y metí uno al comienzo de la actuación cuando lo suelo hacer al final pero la gente se escandalizó pero se rió muy bien. El resto estuve muy relajado y me quedé super a gusto. Además salí muy contento porque el tema del fútbol era de los últimos que hice y se rieron mucho.

¿Crees que a la tercera va a ser por fin la vencida y colocarte en la final?

Hombre, a ver si el jurado lo valora así, a mi me encantaría y poder actuar en un teatro. Y en un concurso como este que está muy buen montado, hacen selección de textos… no es fácil ya que te seleccionen. Ya la final es, ¡buah! Que luego está el tema del dinero, que siempre está bien y te puedes comprar cosas y pagar el piso [risas]. Pero llegar a la final, actuar en un teatro y con J.J.Vaquero… sería muy satisfactoria que te reconozcan que haces algo bien es muy agradable.

Type and hit enter