Una aldea llamada Wandié

Estamos tan metidos en nuestra burbuja personal, en el bucle de la cotidianidad, que
todo lo demás nos pasa desapercibido. No es porque no tengamos interés, sino, más
bien, porque en ocasiones llevamos vidas tan frenéticas que no nos queda tiempo para
más.



Por fortuna, aún quedan personas con ganas de detenerse y observar, observar su
alrededor e incluso, ir más allá. Personas como Antonio Ferrándiz, profesor del colegio
Calderón de la Barca, en Leganés.

Audio: (puede tardar unos segundos en cargar)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *