El jueves de la pasada semana se realizó el acto inaugural de la fábrica de la multinacional austriaca Rosenbauer al que el Ayuntamiento de Leganés “aportó” dos vehículos de bomberos(una bomba nodriza y un vehículo de apoyo técnico) que en su día habían sido adquiridos por esta empresa a modo de exhibición, por lo que no estuvieron disponibles en caso de una emergencia.

El partido vecinal e independiente de Leganés señala este hecho como una  irresponsabilidad en materia de seguridad. ULEG expone que supuso una merma de medios materiales que no hubieran estado disponibles en caso de una posible emergencia en Leganés. Una temeridad que contó con el beneplácito del director general de Seguridad Ciudadana.

En palabras del edil de Unión por Leganés – ULEG, Carlos Aranzana: “no es una mera anécdota, con la seguridad no se juega. Cabe preguntarse si la invitación al primer edil pepinero por parte de la multinacional tenía como finalidad proporcionar el “atrezzo” necesario en forma de vehículos para la puesta en escena o fue una decisión desinteresada e irresponsable para presumir en este acto empresarial de carácter privado. ¿Es lógico que una empresa líder del mercado de vehículos de rescate deba recurrir a vehículos fabricados y en uso para realizar una muestra en sus propias instalaciones…?”.

Al evento no fue invitado ningún edil de la oposición, acudieron personalidades como el viceconsejero de presidencia de la Comunidad de Madrid, Carlos Novillo y su director general de Emergencias, José Luis Villarroel.

Desde el partido vecinal señalan que este tipo de vehículos es difícil que estén siempre operativo por sus continuas revisiones periódicas o por puntuales averías, pero no es asumible que no lo estén por el uso interesado para actos promocionales de empresas. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *