El alcalde firma con el rector de la Carlos III un acuerdo tan opaco que no es conocido por la oposición ni será contralado por los servicios técnicos municipales según Ganar Leganés. 

Llorente ha firmado con el
Rector de la Universidad Carlos III un acuerdo de cesión gratuita y libre de cargas de 133.000 metros
cuadrados de terrenos de Leganés para ampliación de las instalaciones de la Universidad.

Por la rueda de prensa conjunta del alcalde y el rector de la universidad, parece que lo que se ha firmado es
una declaración de intenciones, ya que hablan de un protocolo que habría que plasmar en un convenio administrativo en el futuro. A día de hoy no se nos ha facilitado dicho protocolo, declaran las concejala de la oposición. 

La valoración inicial que realiza Ganar Leganés es que esto podría muy bien ser un “canto de sirenas”, buenas palabras para embaucar con la idea de tener el campus universitario tecnológico de mayor envergadura del país y que esto atraiga empresas tecnológicas y reflote el fallido proyecto de Legatec, pero tras ese discurso interesante y seductor, nos tememos va parejo un perjuicio importante para la ciudad: Como ya existen en el Plan General de Ordenación Urbana importantes reservas de suelo para la futura ampliación de la Universidad, la cesión de estos terrenos podría preparando su posterior recalificación y con ella la perspectiva de importantes
beneficios para los propietarios de los mismos.

¿Pelotazo urbanístico a la vista? Es lo que se sospecha desde la oposición. Llorente no da puntada sin hilo en este sentido, y las puntadas llevan un hilo
muy largo que conecta con determinados y afines propietarios de suelo en dichas parcelas. Hay que señalar la
coincidencia temporal y la opacidad con las que se firma este “protocolo” mientras se intenta colar un
proyecto de nuevo PGOU por la puerta de atrás, ya que, en lugar de encargarlo al personal técnico municipal,
se pretende que el Consejo de Emsule lo encargue a una empresa externa. Da la sensación de que se pretenden dejar atados los intereses urbanísticos del sector del ladrillo para los próximos años, por la incertidumbre de cómo quedará el mapa político en las próximas municipales.

Por otra parte, tampoco saben si la cesión gratuita de estos terrenos va a tener por parte de la Universidad
una contraprestación que pueda ser útil a la ciudadanía de Leganés…Se podría conveniar la cesión gratuita del
uso de instalaciones de la Universidad por un periodo de días anuales, para actividades culturales, deportivas,
etc., recuperar el edificio situado en la Avenida del Mediterráneo para usos municipales, eliminar la cancela
en la calle Butarque, conveniar la gratuidad a cambio de acciones formativas, educativas, del servicio de
mediación y arbitraje en problemas judiciales por hipotecas de vivienda…

Pero nada de esto está claro.
¿Este acuerdo que han firmado responde a las necesidades reales de la Universidad y de la ciudad, o responde
más bien a una campaña de marketing en beneficio de quienes lo han suscrito?
¿Es humo o hay un proyecto elaborado detrás? Si lo hay ¿por qué ese secretismo? La opacidad con la que lo
manejan desde luego da qué pensar. ¿Puertas giratorias? Todo es opaco. Y es justo esa falta de transparencia la que levanta las sospechas. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *